Guía profesional, laboral y vocacional

Es una práctica común utilizar los términos orientación profesional, orientación vocacional u orientación laboral  con el mismo significado, pero varían considerablemente en sus funciones. Incluso podríamos ampliar el abanico e incluir el término de orientación para la carrera , muy utilizado en el mundo anglosajón.

Estos tipos de orientación hacen referencia a un concepto común: el trabajo. Es lo que las diferencia de otros tipos de orientación, como la educación (dificultades de aprendizaje, adaptación escolar, etc.) o la orientación familiar (problemas con los hijos, adopciones, etc.).

En términos generales podríamos decir que la principal diferencia entre los distintos tipos de orientación del ámbito de trabajo radica en lo siguiente:

  • Orientación vocacional: elección de trabajo.
  • Orientación laboral: búsqueda, mantenimiento o cambio de trabajo.
  • Orientación profesional: implica el desarrollo profesional (y vital) en general. Es prácticamente similar al término orientación profesional.

Profundizaremos un poco más en la definición de los términos y sus diferencias basándonos en la orientación profesional, ya que actualmente es el término más utilizado en el espacio europeo.

Orientación profesional

Antes de continuar, no debemos quedarnos con el término orientación como único significado de asesorar, ya que la orientación requiere de una serie de procesos que involucran el conocimiento de la persona, el entorno, el mundo laboral y social para ayudar a todos los orientados a su propia autorrealización en cualquier contexto, sea educativo, organizativo-laboral, sociocomunitario o personal. Actualmente el término orientación profesional es el más utilizado en el espacio europeo.

Por tanto, la orientación profesional es un proceso de asistencia técnica dirigido a una persona o grupo con la intención de adquirir un conocimiento completo de sus propias habilidades, habilidades o potencialidades con el objetivo de adecuar las elecciones profesionales e integrarlas en su desarrollo personal, educativo, social y social. labor.

Una de las definiciones clásicas de orientación profesional es la de Super a mediados del siglo XX:

“El proceso mediante el cual se ayuda a una persona a desarrollar y aceptar una imagen completa y adecuada de sí misma y de su rol en el mundo del trabajo, para contrastar ese concepto con la realidad cotidiana y hacerlo realidad para su satisfacción personal y para el beneficio de la sociedad.” 

(Super, 1951)

El orientador sirve de guía, estímulo y apoyo al guiado a través del acompañamiento y mediación. En definitiva el orientador es un educador de carrera y actuará asesorando, informando y aportando experiencias de aprendizaje para favorecer la adquisición de conocimientos, actitudes y habilidades que todos necesitan para poder desarrollar con éxito su carrera. 

La orientación es un proceso planificado y preventivo en el que la persona orientada tiene el papel de protagonista y principal activo hasta lograr una autorientación responsable y eficiente. Este consejo es lo que hoy podría denominarse coaching .

El término asesoramiento es uno de los más importantes dentro de la orientación profesional. El consejero es la persona que asesora al consejero de forma objetiva en función de su personalidad y habilidades. 

La Asociación Nacional de Orientación Vocacional define la orientación profesional como “ayudar al estudiante”. Asimismo, la Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo habla de “ayuda proporcionada” como parte de las funciones del consejero hacia el consejero.

La orientación vocacional también se puede definir como asistencia psicológica:

“Una forma de asistencia psicológica con características de ilustración, cuyo objetivo es que los consultores elaboren su identidad vocacional y movilicen su capacidad de decisión autónoma para satisfacer sus propias necesidades relacionadas con el contexto histórico y cultural y la situación concreta en la que se La elección tiene lugar. El proceso sistemático se suele realizar en momentos especiales: pasos de ciclos evolutivos o etapas educativas. 

(López Bonelli 1989, 27).

La orientación vocacional tiene múltiples objetivos:

  • Alumnos de niños y adolescentes. Aunque la orientación educativa (dificultades de aprendizaje, adaptación escolar, etc.) predomina en estas edades, también pueden beneficiarse de alguna orientación profesional, especialmente en las edades próximas al contacto con el mundo laboral. Es importante de cara a la elección de sus estudios que los orienten hacia sus expectativas laborales futuras. Recordemos el carácter preventivo de la orientación profesional.
  • Estudiantes universitarios. En esta área trabajamos con la inserción laboral, prácticas laborales o búsqueda del primer empleo. Además, también reciben orientación académica y habilidades de aprendizaje.
  • Población adulta: joven; Adultos desaliñados; Ocupado con aspiraciones de mejora o cambio de empleo; O personas con problemas para conciliar la vida laboral con el personal.

Diferencia entre orientación laboral y profesional

La orientación laboral es un término que engloba cualquier proceso de orientación laboral, que generalmente implica procesos de búsqueda, mantenimiento o cambio de trabajo.

La orientación profesional va un paso más allá de la orientación profesional y está inmersa en el desarrollo profesional. 

Es decir, se debe utilizar el término orientación vocacional cuando el consejero también recibe consejos para la mejora de su carrera, planificando los mismos. Así, es un término que engloba el desarrollo profesional y personal del orientado a su propia autorrealización.

Por tanto, la diferencia radica en que la orientación profesional no se detiene cuando se encuentra el trabajo sino que continúa a lo largo del proyecto profesional y vital de la persona.

Diferencia entre orientación vocacional y profesional

El término vocacional se refiere a tareas que involucran trabajo u ocupación, pero sean remuneradas o no remuneradas. Sin embargo, el término profesional siempre se refiere a una ocupación remunerada y, además, necesita alguna calificación para su desempeño. 

Por tanto, puede haber casos en los que los términos coincidan, ya que puede haber personas que necesiten orientación profesional en un puesto que ya es vocacional.

El orientador vocacional guiará al orientado en la elección del trabajo de manera objetiva a sus capacidades, necesidades y posibilidades.

Según Castaño (1983: 239), “la orientación vocacional, en la medida en que es inseparable del proceso de maduración de la personalidad, tiene como objetivo despertar, iluminar y potenciar la capacidad del individuo para lograr su propia autorrealización a través del ejercicio de la profesión vida “Castaño (1983: 239).

Las diferencias entre términos parecen claras, primero se hace una orientación vocacional para saber hacia dónde se puede encaminar el trabajo futuro, luego se hace una orientación laboral para la búsqueda del trabajo ideal o mantenimiento del mismo y se hace un seguimiento de todo el proceso. desarrollo de la carrera de la persona, que sería una adecuada orientación profesional hacia la autorrealización personal.

Por tanto, como conclusión, el término orientación profesional engloba otros procesos de orientación en el ámbito laboral.

Si crees que te identificas con la necesidad de un consejero no dudes en consultar con un profesional, los consejeros son personas especializadas con formación en el campo de la psicología y la educación, con conocimientos en el ámbito empresarial.